Todo empezó como un juego...Será que anhelaba esa caja de magia, que tenía mi hermano (pero que no usaba)... "te la presto, solo si la vas a cuidar..."

Esas si fueron palabras mágicas... Y así, empecé a jugar a ser mago, realizando mis primeras presentaciones ante familiares y amigos... Mis amigos más íntimos, recuerdan aun esos inicios...

Le pedía prestado a mi Señorita, los últimos 5 minutos de clase para mostrar lo que tanto había practicado... Como todo chico, me fui entusiasmando con otras actividades... la caja de magia, quedó a un costado del escritorio...

Luego de unos años, y casi de casualidad aunque no creo en las casualidades y si en los "porqué", empecé a ver magos en la tele, en festivales, y casi con una nace volví a mi primer caja de magia.

Justo apareció un curso de magia, que mis padres, me traían religiosamente semana tras semana... Y empecé a ir a una academia de magia, donde empecé a recorrer este camino.

Recuerdo una noche a mis padres "secreteando en la cocina de casa", con el diario en la mano... Se me acercan y me dicen: ¿quieres empezar un curso de magia "de verdad"? y sin darme tiempo a tomar aire para gritar un , me dicen.... mañana tenes la primera clase.

Y desde ahí, Hace ya casi 20 años, decidí dejar de jugar a ser mago, para hacerlo de manera profesional. El trabajo constante, el esfuerzo y la dedicación, permiten que además de Artista, me consideren un profesional del espectáculo.